Día del maestro: Entrevista a Juan Ramón.

profe juan ramon

Por Areli Flores

Por Lauren Durán

El Ideal: ¿Cuántos años lleva trabajando como docente?
Juan Ramón: Aproximadamente 26 años, es decir, hace pocos años.

EI: ¿Durante sus estudios de Derecho pensaba impartir clases a jóvenes de preparatoria?
JR: Ni en mis sueños guajios tenía intensión de impartir clases en ningún nivel académico.

EI: Durante sus años de docente ¿Cuál considera que es su logro más importante como maestro?
JR: Es una pregunta muy abstracta y genérica, porque los logros se realizan día con día, clase tras clase, y en el momento en que tan solo un alumno capte el mensaje del tema de clase ya es un logro; claro que lo ideal es que todos aprendan, pero hay ocasiones que una palabra o unas palabras quedan grabadas en su memoria, que el día de mañana, en su vida adulta las recordará y las pondrá en práctica. Esto lo he vivido a través del tiempo, al encontrarme con exalumnos que han logrado metas por las pláticas, consejos y comentarios que tuvimos durante las clases de mis materias y me recuerdan textualmente las palabras que dije, incluyendo las bromas sobre el tema…

EI: ¿Cuál es el momento más especial que ha vivido con los alumnos que ha tenido a lo largo de su carrera?
JR: En realidad han sido muchos, quizá se podría hacer un libro de tantas anécdotas que un maestro puede tener a lo largo de su práctica docente. Pero guardo una, por la emoción que generó en un momento dado: Tenía como 4 años de docente e impartía la clase de Derecho II a alumnos de 6° semestre y era el último día de clase, a la hora de las despedida, las emociones me ganaron y una alumna en el rincón del salón, de apellido Zerón, dijo: “profesor que no le dé pena, se vale llorar”

EI: ¿Su motivación, como docente, sigue siendo la misma ahora que cuando inició?
JR: ¡Definitivamente no! Ya que cuando llegué a LUZAC, solo tenía en mente durar 2 años y miren ahora ya tengo más de veinte y aún sigo aquí.

EI: ¿Cuál ha sido el momento más difícil durante su experiencia como maestro?
JR: Fue el primer año en LUZAC; se estaba hablando, en clase, de las religiones que existen en el mundo y al llegar al judaísmo, un alumno lanzó una broma acerca de esta religión y le seguí la broma para beneplácito de los alumnos, al terminar la sesión, después de que salieron todos del salón, se regresó una alumna y me dijo: “profesor, yo soy judía”, claro que fue un momento difícil para mí, de tal forma que a la siguiente clase, le tuve que pedir disculpas a ésta alumna delante de todo el grupo.

EI: ¿Cómo cree que debe ser una relación alumno maestro?
JR: Se puede decir que debe existir entre ellos un ámbito de libertad, como les digo a mis alumnos de Derecho: “Tu libertad termina donde empieza la del otro”.

EI: Para todos los alumnos que creen que ser maestros es un trabajo fácil ¿Qué les puede decir?
JR: A esos alumnos les digo, que es uno de los trabajos más difíciles que existen. Pues verán ustedes, yo he laborado como Supervisor en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), también como Abogando litigante, he dado terapia a personas aplicando la Programación Neurolingüística (PNL) pero ningún trabajo se compara con lo difícil que es la práctica docentes más con adolescentes por la etapa por la que pasan.

El trabajo de un maestro se inicia con hacer una planeación didáctica de todo el semestre, es decir, clase por clase, actividades a realizar, evaluaciones de cada una de ellas, junto con el programa del alumno (el que ustedes ya conocen y que reciben puntualmente el primer día de clases) que se tienen que entregar a Dirección antes de iniciar clases. Es llevarse trabajo a casa, es decir, preparar clase, formular exámenes, revisar exámenes, evaluar todas las actividades de los alumnos para dar una calificación definitiva. Al entregar los exámenes a los alumnos, revisarlos y checar que estén bien revisados, entregar calificaciones a la dirección, y una vez concluido el periodo escolar volver a empezar desde un principio. Todo esto no se compara con los trabajos que realicé anteriormente, pero… ¿Les digo una cosa? El arte de impartir clases, para mí, es y ha sido algo maravilloso ya que siempre estas aprendiendo, superándote y ayudando a las futuras generaciones, ¡VALE LA PENA!

EI: Ser maestro ya es algo especial pero ¿Ser maestro de LUZAC representa algo más para usted?
JR: Lo sintetizo en una frase: ¡ES LO MÁXIMO! Es un privilegio trabajar en LUZAC.

EI: ¿Cómo un maestro debe transmitir los valores de LUZAC a sus alumnos y a la comunidad en general?
JR: Preparándose, actualizándose, realizando innovaciones, paradigmas para que los alumnos generen conocimientos que los puedan aplicar a sí mismos y a su entorno. Y qué decir de la frase que patentó nuestra Directora: “En LUZAC ser el mejor no es una opción, es una obligación”.

EI: Si usted no fuese maestro de LUZAC ¿En dónde trabajaría?
JR: Desde una perspectiva personal… En LUZAC. Yo no me veo trabajando en otro lugar.

EI: Después de tanta experiencia aquí en la escuela ¿Qué consejo les puede dar a los alumnos para que lleven una preparatoria sin complicaciones aquí en LUZAC?
JR: El consejo que les doy es el mismo que desde que empecé a trabajar en LUZAC les he dado: Elaboren un horario personal en donde dosifiquen sus actividades diarias, de esa manera van a ser unos alumnos libres. Van a estudiar, a aprender, a divertirse y de ésta manera van a ser más felices. En alguna parte EN EL LIBRO DE LOS LIBROS MENCIONA: “Para todo hay un tiempo”.

“Queridos alumnos ¡Ustedes son los mejores!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s