Whiplash ¿Pasión u obsesión?

Por Alejandro Lozano

¿Qué tanta presión se puede sentir cuando quieres ser el mejor en algo? ¿Ser la nota más alta de tu salón, el mejor músico, el mejor bailarín, el mejor en aprovechamiento, etc.?¿Cuál es el límite al que podrías llegar para alcanzar tus metas? Estas preguntas son las que invaden la cabeza de Andrew, un recién llegado a una universidad de música, e interpretado por el talentoso Miles Teller (muchas podrán recordarlo como Peter en la saga Divergente). En pocos meses es elegido por Terence Fletcher, un excesivo y perfeccionista profesor y director de la banda más importante de la escuela, magníficamente llevado por J.K. Simons (J. Jonah Jameson en la primera saga de Spider-man). Él pone en apuros a Andrew al intentar llevarlo al límite, poniéndole toda clase de obstáculos en su camino para ser el mejor baterista.

La película es corta (un poco más de una hora y media), sin embargo, logra cautivar al público tanto visual como auditivamente. Las actuaciones son de primera, mostrando el brillante futuro de Miles Teller como actor, y consolidando la ferocidad de Simons en pantalla. La música no se queda atrás, puesto que no tiene nada que envidiarle al Jazz de grandes músicos; tiene un estilo puro, explosivo, tranquilizante y emocionante.

Whiplash es una de esas joyas que los jóvenes deben disfrutar, pues es en ellos donde estas situaciones de presión u obsesión suelen presentarse más. Es inspiradora, te quita el aliento, te emociona. Una película que se puede disfrutar con todos los sentidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s